sábado, 8 de octubre de 2016

Tam, tam, tam... tambores!!!

La semana pasada fue la fiesta Mayor de mi pueblo, fiesta que nos gusta mucho y la vivimos a tope. Nos encanta participar en todos los actos que podemos *y que la lluvia nos da tregua. Todo y que la noche anterior llovió a mares, el sábado se levantó el día con sol, y pudimos disfrutar de la Tamborinada (actividad en la que mayores, pequeños,... salen a la calle con sus tambores a hacerlos sonar y animar el ambiente).

Hace tres años, les preparé a mi ahijado y sobrinos, unos tambores handmade (hechos a mano *con muchísimo cariño), podéis ver aquí la entrada. Y lo mejor de todo, es ver que todavía los utilizan y los tratan superbien -así quien no va a dedicarles trabajitos handmade.

Este año, la primera fiesta Mayor de mi peque, no podía quedarse sin su tambor, así que con una de las muchas latas de leche que gastamos, un poquito de fieltro, pegamento y tiempo... le preparé un tambor muy especial a mi pequeño.


No sé a quien le gustó más, si al peque o al padre, jeje.

Y no fué, el único que estrenaba Fiesta Mayor y tambor,... aquí el pequeño Leo que también se divirtió con su tambor. 

El que se quedó sin tambor fue el pequeño Adrián... todavía muy bebé, pero la excusa no es esa, la excusa es mi falta de tiempo, mejor dicho de organización. Así que próximamente más tambores (y si es con tutorial, mejor que mejor).

2 comentarios:

  1. Qué detalle más mono Raquel, ese tambor es precioso.
    Petonets guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Olaya.
      La verdad es que les gustó mucho, ahora son muy peques y se comen más los palos que otra cosa, pero más adelante seguro que nos "deleitaran" con su ritmo, jeje.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu visita y tu comentario!